[short] un par de cosas sobre gnome3

Logo Debian Hackers Short

La primera, personal. Hoy por fin ha vuelto gnome-do a Debian Sid, el programa que para mí da sentido a gnome3. Porque seamos serios, en debian y por defecto, el escritorio viene pelado, sin iconos ni interacción (hay que instalar gnome-tweak-tool para volver a activarlo todo) y buscar en el menú las aplicaciones resulta bastante cargante. Ahí es donde entra gnome-do, el lanzador de aplicaciones, bastante sencillo de usar y configurable. Hace semana y media, en una actualización rutinaria, desapareció sin más. Como ya me conozco el percal, busqué entre los bugs por si había algún aviso y amoldé mi forma de usar el escritorio a su ausencia, con más problemas que otra cosa y me resigné a esperar. Hoy, tras actualizar, ha vuelto sin dar explicaciones, simplemente apareció tras pulsar la combinación de teclas pertinente. Me alegro, como no, pero me mosquea mi excesiva dependencia.

La segunda va de añadidos porque Gnome ha hecho pública una web donde se pueden instalar directamente y descargar extensiones para gnome3. La web, extensions.gnome.org, cuenta con una buena colección de extensiones para el escritorio que van desde un dock para tener a mano las aplicaciones más usadas hasta indicadores de batería, red y disco duro. El mejor lugar para tunear el escritorio.

Y la tercera está dedicada a quienes no les gusta gnome3. Y es que se puede dejar de usar la versión más nueva del escritorio y retornar a la anterior, a la clásica gnome2. Como siempre en estos casos, basta con instalar un paquete, gnome-session-fallback, y seleccionar la opción Gnome Classic en el inicio de sesión.
Vía: Tip: Activa GNOME Classic en Ubuntu 11.10

 

[short] cómo instalar gnome3 en debian

Logo Debian Hackers Short

Lo explica Raphaël Hertzog en su blog, en Journey of a new GNOME 3 Debian packager (en inglés). Comenta que quería probar el nuevo gnome3 en su portátil con Debian GNU/Linux Sid pero que ésto no era suficiente, al contrario que otras veces. Además, hay que hacer uso de la rama experimental que es donde están los paquetes, de momento.

El pequeño manual explica cómo instalar el nuevo gestor de escritorio desde dos ópticas diferentes: la de los empaquetadores de debian y la del resto de mortales :D.

Al parecer, está encantado con el cambio y sólo echa en falta hamster, un applet para seguir el trabajo diario.

I’m enjoying my shiny new GNOME 3 desktop and it’s off for a good start. My main complaint is that hamster-applet (time tracker) has not yet been integrated in the shell.

Me estoy quedando sin excusas… 😛

 

¡GNOME3 ya está aquí!

Durante un año he estado dando la tabarra con GNOME3 en este blog y el día que finalmente está disponible para todo el mundo, con fiestas de bienvenida incluidas, ese día no abro la boca.

Gnome3 has arrived

Gnome3 has arrived

Tras tres años de planificación y desarrollo, con un giro radical en la línea que veía siguiendo el escritorio, la tercera versión de GNOME promete polémica. Tras usar un tiempo la interfaz, mi opinión personal fue muy positiva, por el nuevo concepto de escritorio, más limpio y sencillo, como por ciertas incorporaciones que venía echando en falta. Sigo pensando que GNOME2 está muy bien y es muy estable pero los escritorios de los diferentes sistemas operativos cambian demasiado rápido como para mantener la misma interfaz durante un lustro. Le hacía falta un cambio, uno bien grande y con la tercera versión lo han tenido.

Por motivos que no vienen al caso, no podré instalarme la versión final del escritorio hasta dentro de un mes. No es algo que quiera, de hecho quiero lo contrario, pero supongo que tendré que aguantarme y consolarme leyendo comentarios y crónicas de uso. Aún y así, creo que este cambio es bueno, rompedor y necesario. Otra cosa serán los recursos que se llevará por delante. Pero eso, como decían en alguna película, es otra historia.

 

[short] Nuevas imágenes de GNOME3

Logo Debian Hackers Short

La gente de GNOME ha querido mostrar como será la nueva (y esperada) versión 3 del fantástico gestor de escritorios. Y si, soy poco objetivo pero ya aparecerá Dabo para hablar de KDE :). Para enseñarnos cómo es la interfaz y, de paso, ponernos los dientes largos como a un Smilodon, han publicado una web, gnome3.org, con capturas, instrucciones para compilar GNOME3 y FAQs. Eso sí, el desarrollo se encuentra en una fase muy temprana y todo lleva la etiqueta Alpha.

GNOME3.org

Captura de GNOME3.org

Sin contar con que presenta algunas mejoras con respecto a la versión que disfruté en su día, lo que se puede ver en las capturas mejora bastante el funcionamiento general. Se adivina (no paso de adivinar…), eso sí, bastante pesado para su uso con ordenadores no demasiado modernos. Esperemos que el desarrollo de la versión liviana vaya pareja a la oficial.

PD: me había retado/tentado jjmarin con la compilación de GNOME3 y, aunque lo he tenido presente, creo que voy a a esperar a abril de este año, la fecha de salida.

Vía: gnome3.org

 

[short] gnome3, gnome-do y macbook

Logo Debian Hackers Short

Más descubrimientos con Gnome3 y, más concretamente con gnome-do, el lanzador de aplicaciones que, al menos según mi opinión, se hace indispensable en este nuevo escritorio.

Nada más instalar el paquete en el macbook, por defecto, gnome-do comenzó a utilizar la tecla Comando junto a la barra espaciadora para lanzar la interfaz. Gnome tiene esas cosas, me dije y ya que el mi estación de trabajo usa la tecla de las ventanas como Super-key, lo vi normal. Pero en Gnome3 la super tecla también activa el panel lateral (Activities, lo llaman) y la vista de los escritorios, por lo que gnome-do dejó de funcionar sobre la marcha.

Mi solución, rápida, sucia y un poco chapucera, fue cambiar la combinación de teclas que activa gnome-do. Tras meditarlo unos segundos, descarté tratar de cambiar la tecla Comando porque Gnome3 está en versión muy-alfa y, aunque lo consiguiera, con la siguiente versión volvería a tener que cambiarlo. Así que será mejor y más rápido ir acostumbrándose a Control-Espacio, que esa combinación seguro que no la toca nadie.

 

[short] touchpad con gnome3

Logo Debian Hackers Short

No sé muy bien el motivo, pero fue instalar gnome3 y notar como el touchpad se independizaba y aplicaba sus propias leyes. Pasó de permitir scrolls verticales con dos dedos, doble clic, clic con el botón derecho y el tipo de funciones esperadas en este dispositivo, a no reconocer el doble clic ni a tiros, a no marcar los objetos y, por supuesto, ignorar cualquier otra petición. Sólo se podía mover el cursor a una velocidad endiablada.

Al final, tras rebuscar en dpkg algún paquete que se hubiese llevado por delante la última actualización, observé que, tanto synaptics como gsynaptics no aparecía instalados. Entre juramentos y alusiones al honor de Sid, ejecuté

y, tras cargar el módulo correspondiente (o reiniciar si hay dudas), todo volvió a ser como antaño. Eso sí, debo mencionar que el apartado del touchpad en la configuración ha cambiado y es, a mi modo de ver, bastante más potente.

 

truco: ampliando ventanas en el selector de gnome3

En el nuevo Gnome3, al acceder a la pantalla de aplicaciones, esa que se activa al llevar el puntero del ratón a la esquina superior izquierda, se muestran todas las ventanas en los diferentes escritorios virtuales que hayamos configurado. Lo hace, además, ajustando el tamaño de cada ventana, de tal forma que se puedan ver todas a la vez en cada uno de los escritorios. Si uno acostumbra a tener demasiados programas abiertos, localizar una ventana en concreto puede ser una pesadilla.

Ampliar ventanas en Gnome3

El clásico escritorio con demasiadas ventanas abiertas

El truco para no enloquecer con tanto cuadrado, según nos explicó manel en un comentario, está en usar la rosca del ratón sobre la ventana que queremos ver. Al girarla hacia abajo, la ventana crecerá de tamaño y podremos ver con claridad si es la que buscamos.

 

gnome3 en debian sid

Lo leí en un blog al que llegué a través de un twitter y, lo siento, de ninguno de los dos recuerdo nada más que una frase: gnome3 ya está en debian sid. Había leído acerca de la nueva versión, de los cambios y la nueva interfaz que, decían, iba a traer tantas novedades y apenas si pude leer unas palabras antes de llegar a la línea que buscaba: cómo instalarlo. Un simple aptitude install gnome3-session y ya estamos listos para correr.

Gnome3 - escritorio

Gnome3 - escritorio

Lo primero que llama la atención tras el reinicio de sesión, es la limpieza del escritorio, todo de color negro y con una única barra superior. ¡Ah! y también mosquea ligeramente que se hayan cargado el botón de inicio sin avisar. Toda la interfaz es muy minimalista, muy sencilla y con pocas oportunidades de configurar nada. Al ser una primera versión y estar en sid es hasta comprensible.

En la barra superior aparecen todas las aplicaciones que están minimizadas, a modo de systray, además del calendario y el nombre del usuario que está en sesión. Minimalista y funcional a tope.

Gnome3, esquina activa

Pero lo que más resalta es, sin duda, que han convertido la esquina superior izquierda en una punto dinámico, en donde al poner el puntero del ratón se activa una pantalla con opciones. Aquí se muestran los últimos documentos, las aplicaciones favoritas, los directorios y discos y las ventanas en las pantallas de que disponemos (se añaden en un [+] que hay abajo, a la derecha).

Es, tengo que decirlo, muy Apple. Todo, el conjunto, lo encuentro muy mejorado, con algunas cosas de la barra superior de MacOSX, Exposé y algunas partes de factura propia, tremendamente ligero y ágil. El último detalle que me hizo convencerme del mestizaje está un poco más escondido: al pulsar Alt+Tab, se muestran todos los programas activos, y no sólo los del escritorio en que estemos. Llevaba mucho tiempo, desde que me acostumbré a usarlo en Mac, pidiendo esto.

Gnome3 - alt-tab

Gnome3, Alt+Tab

Si a todos estos cambios le añadimos un lanzador de aplicaciones como gnome-do, con el que no sea necesario utilizar el ratón para desplazarse arriba a la izquierda y buscar los programas, la velocidad a la hora de trabajar aumenta considerablemente.

Creo que, a estas alturas de la batalla no es necesario decir que he quedado muy sorprendido con el repaso que le han metido al escritorio. No es sencillo cambiar un programa de uso tan extendido, de la forma tan profunda que lo han hecho. Y lo bueno es que todavía continúo sorprendiéndome, una semana después.

 

S.M.A.R.T monitoring o como evitar lágrimas y sudores con tus discos duros

Imagínate el siguiente escenario: un día cualquiera llegas a casa por la noche y enciendes el ordenador para leer el correo y ver las novedades en debianhackers, que se rumorea que tienen nuevos fichajes. El arranque es normal, sin mensajes apocalípticos ni volcados de pila y, entonces, al iniciar la sesión en gnome, aparece un mensaje que no habías visto antes.

Fallo inminente del disco duro... Good news, everyone!

Es muy tranquilizador leer, en color rojo y mayúsculas, los mensajes FALLANDO y EL FALLO DEL DISCO ES INMINENTE e, inmediatamente debajo, Respaldar todos los datos y reemplazar el disco. Lo que realmente te pone de mala uva es saber que el dispositivo tiene menos de un año de uso, que es disco principal del ordenador y que es de un terabyte, el mayor espacio de almacenamiento del que has disfrutado nunca y donde tienes absolutamente todo. ¿Dónde se supone que voy a volcar los datos? ¿Cuántos de mis discos duros de 12 gigabytes necesitaré para respaldar a semejante monstruo? Las preguntas surgen sin cesar…

Un momento después, más tranquilo y de vuelta de la cocina con una taza de café (la noche no va a ser larga, va a ser eterna, intuyes), te tomas un tiempo en analizar el mensaje antes de dejarte llevar por el pánico.

Monitorización S.M.A.R.T. en gnome3 - palimpsest

palimpsest (Utilidad de discos) a pleno rendimiento

El programa que muestra el mensaje es palimpsest, también conocido como la Utilidad de discos, que forma parte del paquete gnome-disk-utility y que desconocías completamente. Este programa se encarga, principalmente de realizar ciertas operaciones con discos duros y particiones (particionado, asignación del sistema de ficheros, etiquetado, montaje, desmontaje) y de la monitorización S.M.A.R.T. de los mismos.

A esas horas de la noche, leer de qué va la monitorización smart (voy a omitir los puntos en el resto de la entrada), mientras haces una copia de seguridad de todo fichero valioso que puebla tu disco duro, para qué negarlo, se hace cuesta arriba. Pero recuerdas (porque ya te las habías visto con ella) que es una tecnología que incorporan las placas base y los discos duros para prevenir muertes súbitas y lágrimas de desconsuelo. En otras palabras, monitoriza ciertos valores de los discos para prevenir la aparición de fallos o, en caso de que ocurran (shit happens), para disponer de un tiempo precioso con el que salvar tu información.

En este caso, el parámetro díscolo, Contador de sectores reubicados no te suena de nada, así que decides ver qué test te deja efectuar palimpsest, en la opción Ejecutar autocomprobación.

Autocomprobación SMART

A eso de las dos de la mañana, con todos los datos salvados en tres discos duros convenientemente desconectados y puestos sobre la mesa (ya no te fías ni de la electricidad), te das cuenta que da igual que realices un test u otro porque todos terminan en un par de segundos, con el mismo resultados: dos frases escritas en color rojo y letras mayúsculas que, a esas horas, ya no te parecen tan feas.

Así pues, smart funciona y, aunque esos mensajes apocalípticos asustan bastante por muy curtido que esté uno, finalmente reconoces que la otra opción, esa en que sabes que el dispositivo está mal en el mismo instante en que certificas su defunción, es mucho peor. La comunicación entre placa base y monitor smart permite comprar tiempo, que es mucho.

¿Cómo termina esta historia? Instalando el programa que la marca del disco duro ha creado (sólo para windows, por supuesto) para volver a otros errores escritos en color rojo y mayúsculas y una invitación a enviarlo a Alemania para su sustitución por otro nuevo. Mientras tanto, instalas Debian en otro disco duro, más modesto y viejo, para seguir tirando.

Un mes después de ver por primera vez el mensaje (creo que terminaré tatuándomelo en el pecho), recibes una caja con un terabyte de espacio, limpio, nuevo, esperando particiones y datos y comienzas a instalar Debian a eso de la medianoche.

 

Screencast oficial de KDE 4.4. Plasma Desktop en acción ¿volveré? (He vuelto-;)

Aquí os dejo con el screencast oficial de KDE 4.4, se me van las fechas pero creo que con GNOME llevaré como ¿9 o 10 meses?, puede ser, la versión 4.0 que nada más ser liberada, instalé, no era “todo lo final” que esperábamos.

(Para verlo mejor, activar “pantalla completa”-;).

httpvh://www.youtube.com/watch?v=76OK5plqrw4

Según veo en la captura de pantalla, en Marzo de 2009 andaba con KDE 4.2 (este era mi escritorio) pero no acaba de estar a gusto con el rendimiento y nuestro Diego (sí, fuiste tú !!) consiguió algo impensable para mi ¿11 años desde mi primer KDE 1.0 en Red Hat? Me hice usuario de GNOME, y seguimos -;).

En el vídeo se pueden ver muchas de las opciones del motor en cuanto a lo gráfico en KDE 4x, Plasma, junto al administrador de archivos Dolphin. Por lo que veo, hay nuevas opciones o están más depuradas que cuando me quedé en la 4.2.

No sé lo que pensáis vosotros, pero tiene muy buena pinta y a pesar de que no le he dado más que una hora de tiempo a GNOME 3 Shell, (del que nos habló Diego) no descarto volver un día a KDE…¿Cómo lo veis?

Actualización, estoy usando KDE Ya lo he dicho en mi Twitter, “Te fallé, lo sé, han sido 9 meses con GNOME (me la presentó Diego !!) pero ha sido volver a verte, tocarte y darme cuenta de quien eres, KDE 4.4 Rulez !!”